Daniel Casanova

Preguntas que quizas te has hecho

 

  1. “La Biblia, ¿puede prohibirme algo?”.
    La Biblia te dice lo que no debes hacer; pero al final es tu decisión. Dios te dio libre albedrío y si quiere que no lo hagas algo es para evitarte muchos dolores de cabeza. Tú decides y también cargas con las consecuencias, positivas o negativas. La Biblia te guía hacia lo que te conviene en Dios. Te muestra su inmenso amor y su inagotable tolerancia.
  2. “¿Por qué hay cristianos sin misericordia, sin amor, y se llaman cristianos?”.
    Porque no practican las enseñanzas de Cristo: amor y tolerancia. Una cosa es saber algo acerca de Jesús; y otra cosa es conocer personalmente a Jesús.
  3. “¿Cómo sabes que es cierto lo que está en la Biblia?”.
    La fe no se trata de saber intelectualmente ni de “entender”. Se trata de fe.

Hagamos una prueba, déjate llevar por los principios Bíblicos, y veras lo que pasa. La lectura de la Biblia, y la aplicación de sus enseñanzas te hace una mejor persona; pero sobre todo, te llevara a conocer a Dios.

  1. “No soy cristiano porque conozco cristianos hipócritas”.
    Muy bien. No es en ellos que debes creer. Hay cristianos que no desarrollan lo que llamamos frutos del Espíritu Santo, ni son “testimonio” de nada. El ser humano te puede decepcionar, igual que tú puedes decepcionar a alguien. El cristianismo se trata de creer en Cristo, no en los humanos.

Eso es como decir: no voy a la escuela o al trabajo, porque tengo compañeros hipócritas; eso no tiene sentido.

  1. “¿Estoy obligado a ir la iglesia?”.
    Obligado no es la palabra. Es buena idea congregarse para relacionarte con personas que creen en lo mismo que tú; para escuchar palabras de aliento; y tener unas horas en un ambiente de paz fuera del bullicio de la vida diaria.
  2. “Quiero recibir inspiración espiritual y no me inspiran para nada los cristianos que conozco”.
    Cambia tu enfoque. Cristo es quien te debe inspirar y, sobre todo, tu relación con Él, con Dios y con el Espíritu Santo. No permitas que nadie se interponga en tu relación. Ser cristiano es tu conexión directa con esas tres personas. Lo demás son detalles.
  3. “¿Por qué los cristianos tienen los mismos problemas que cualquiera?”.
    Porque viven en este mundo. La diferencia está en que se apoyan en su fe, oran y pasan las crisis en la seguridad de que Dios obra a su favor.