Daniel Casanova

La Gloria de Dios

Desde la creación, Dios se fue revelando progresivamente a la raza humana. Cada nombre que se le daba a Dios, representaba algún aspecto de su carácter divino, y como Dios se hiba revelando al hombre. Veamos algunos ejemplos:

En Genesis 22 está la historia de Abraham e Isaac. Dios proveyó un carnero como sustituto de Isaac. Abrahán conoció a Dios quien provee. Entonces, Abraham llamó a Dios: JEHOVÁ JIREH.

En Éxodo 15:25-27, Dios le dijo a Moisés: “Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, e hicieres lo recto delante de sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, ninguna enfermedad de las que envié a los egipcios te enviaré a ti; porque yo soy Jehová tu sanador.” En ese pasaje Dios se revelo como JEHOVÁ-RAFA, que significa: El Señor sana.

Luego, el Rey David, conoció a Dios como JEHOVÁ-ROHI, El Señor es mi pastor.  Para David, fue fácil entender que El Señor protege, provee, dirige, guía y cuida a su pueblo. Simplemente por el hecho que Jehová era su pastor.

Luego, Dios se reveló al pueblo israelita, como JEHOVÁ-SABAOT, El Señor de los Ejércitos.  El pueblo entendía que El Señor de las huestes celestiales cumpliría siempre sus propósitos, aun cuando fracasara el ejército humano, El paliaría por ellos.

En Jueces 6:22-24 esta la historia cuando Gedeón conoció a Dios como JEHOVÁ-SHALOM, El Señor es Paz.

“Viendo entonces Gedeón que era el ángel de Jehová, dijo: Ah, Señor Jehová, que he visto al ángel de Jehová cara a cara.

Pero Jehová le dijo: Paz a ti; no tengas temor, no morirás.

Y edificó allí Gedeón altar a Jehová, y lo llamó Jehová-salom;[a] el cual permanece hasta hoy en Ofra de los abiezeritas.”

JEHOVÁ-SHAMMAH, Significado: El Señor está presente. El Señor es mi compañero. En Ezequiel 48:35, Dios le reveló a Ezequiel que el nombre de la nueva Jerusalén será “el Señor está presente”. Significando que, la presencia del Señor no está limitada o circunscripta al tabernáculo o al templo, sino que es accesible para todos los que lo aman y lo obedecen.

Todos estos aspectos de la naturaleza divina, forman parte de Su Gloria. Cuando Dios muestra Su gloria, esta mostrando su carácter al hombre. Por lo tanto, es esencial estudiar sobre la Gloria de Dios para poder entender correctamente la naturaleza de Dios.

El primer principio que debemos aprender es, que El propósito principal en todo lo que Dios es y hace: es su gloria.

Debemos poner su gloria en primer lugar.  La gloria de Dios es lo más importante. Todo existe para dar gloria a Dios. Todo comienza y termina con Dios. Dios tiene que revelarse a nosotros para que podamos ver su gloria. Hay que conocer acerca de Dios y acerca de su gloria, es transcendental conocer a la persona de Dios.

Una cosa es conocer acerca de una persona y otra cosa es conocer íntimamente a esa persona. ¿Se puede conocer a Dios íntimamente? ¿Puedo tener una expectativa realista sobre una relación cercana con Dios?

«Levántate, resplandece porque ha venido tu luz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti. Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad las naciones; mas sobre ti amanecerá Jehová, y sobre ti será vista su gloria»  (Isaías 60:1-2)

«Porque la tierra será llena del conocimiento de la gloria de Jehová, como las aguas cubren el mar.» (Habacuc 2:14)

Ha llegado el momento en nuestra vida en que debemos entender que la gloria de Jehová Dios está sobre nosotros, que la persona del Espíritu Santo está en el cristiano y que ese conocimiento tiene que llenar la tierra.