Daniel Casanova

 La Gloria de Dios y la Oracion

El tener un concepto correcto de Dios y Su gloria, ayuda a tener una vida de oración poderosa. ¿Por qué?. Porque nos capacita para buscar a Dios por lo que El es, y no necesariamente por lo que nos puede dar o resolver. El centro de la intimidad con Dios es la Gloria de Dios, no es la necesidad humana. La mayoría de las personas buscan a Dios en tiempos de dificultad, pero se olvidan de buscar a Dios en tiempos de bonanza. Sin embargo, Debemos conversar con Dios a través de la oración solo por el hecho de querer conocerlo más y estar más cerca de El, no porque necesitamos salir de un problema.

El centro de la intimidad con Dios es Su gloria.

Cuando sacó a Israel de Egipto, Dios fue delante de los israelitas en una “columna de nube” y en una “columna de fuego”. Era el símbolo de su presencia entre su pueblo. «Y Jehová iba delante de ellos de día en una columna de nube, para guiarlos por el camino y de noche en una columna de fuego para alumbrarles, con el propósito de que anduviesen de día y de noche». (Éxodo 13:21)

Después de la entrada en Canaán, esa nube de gloria se estableció en el lugar más santo, en el interior del tabernáculo, sobre el arca de la alianza. Más tarde, en la historia del pueblo judío, en la consagración del templo por parte de Salomón, la gloria de Dios cubrió  todo el templo de tal manera que los sacerdotes ya no podían quedarse adentro para ministrar por causa de la nube (1-Reyes 8:10-13; 2-Crónicas 5:13,14; 7:1-3).

Cabod

            En el Antiguo Testamento había dos palabras para referirse a la Gloria de Dios. Una de ellas es Cabod.

La palabra CABOD también tiene el mismo significado de gloria.

La palabra gloria, tal como se emplea en la Biblia, es en hebreo kabod y que en griego se traduce doxa, de donde proviene el término doxología.

Ambas palabras se emplean en las Escrituras relacionadas con dos conceptos principales:

  • «Honor», «alabanza», «estima» y aquellas cualidades distintivas que conllevan honor o admiración.
  • «brillo», «brillantez» que emanan de o rodean a algún ser u objeto radiante, o «esplendor», «resplandor».

Orville Swindoll, en su artículo acerca del significado de la palabra doxología,  explica:  «La palabra doxología proviene de dos palabras griegas que aparecen con frecuencia en el idioma original del Nuevo Testamento; una es doxa, que significa «brillo, esplendor, gloria» y, a veces, «alabanza, honor» como respuesta a Dios; la otra es logos, que significa «palabra, expresión».

Doxología, entonces, quiere decir una expresión de alabanza. Es una expresión verbal de la gloria y majestad de Dios. En la versión griega del Antiguo Testamento, doxa sustituye a la palabra hebrea kabod, que significa gloria u honor. Se usa para referirse a la forma en que alguien se presenta, su aspecto, su apariencia, o sea, la manifestación de una persona.»

Éxodo 16:6-10  «6 Entonces dijeron Moisés y Aarón a todos los hijos de Israel: En la tarde sabréis que Jehová os ha sacado de la tierra de Egipto,  y a la mañana veréis la gloria de Jehová; porque él ha oído vuestras murmuraciones contra Jehová; porque nosotros, ¿qué somos, para que vosotros murmuréis contra nosotros? Dijo también Moisés: Jehová os dará en la tarde carne para comer, y en la mañana pan hasta saciaros; porque Jehová ha oído vuestras murmuraciones con que habéis murmurado contra él; porque nosotros, ¿qué somos? Vuestras murmuraciones no son contra nosotros, sino contra Jehová. Y dijo Moisés a Aarón: Di a toda la congregación de los hijos de Israel: Acercaos a la presencia de Jehová, porque él ha oído vuestras murmuraciones. Y hablando Aarón a toda la congregación de los hijos de Israel, miraron hacia el desierto, y he aquí la gloria de Jehová apareció en la nube.»

Shekiná.

            La obra palabra que se usa en el Antiguo Testamento para Gloria, es Shekina.

En el idioma hebreo bíblico, la palabra shekiná venía de una raíz que significa literalmente habitar o morar, se deriva del verbo hebreo ‘sakan’ o ‘shachan’ – que significa morar o residir y se empela para denotar la habitación o morada de la gloria de Dios.

La palabra se emplea con frecuencia para referirse a los nidos y a la costumbre de las aves de habitar en ellos. De la misma manera, en el pensamiento judío se refiere a la habitación o morada de la presencia divina.

El pueblo judío empleaba la palabra shekinah para referirse a la presencia de Dios en el tabernáculo y después en el templo de Salomón.

Dios también habló a Moisés a través de su gloria en una zarza ardiente.

El término SHEKINÁ quizá sea uno de los términos que más trabajo da llegar a la conclusión de su significado. Para el pueblo hebreo «shekinah», significaba  la manifestación de Dios en un lugar específico escogido como morada.

Aunque la palabra “Shekinah” no está en las Escrituras como sustantivo, sí se encuentra en su connotación verbal que describe la «presencia» de Dios en un sitio específico. Luego con el tiempo, el concepto shekinah toma otro significado como «la luz», pero el término se refiere a luz divina no a cualquier luz. Y aunque la palabra en sí no se encuentra en la Biblia, se refiere a la morada, habitación donde esta Dios. La idea se expresa en esta palabra: «Dios que habita, que mora entre los hombres».  Es un concepto fundamental tanto en el Antiguo Testamento, como en el Nuevo Testamento. A fin de que tenga un concepto más completo, debe leerse junto con la palabra «gloria», presencia de Jehová.

En Números 16:42 la nube oculta y  revela la presencia de Dios.

“Y aconteció que cuando se juntó la congregación contra Moisés y Aarón, miraron hacia el tabernáculo de reunión, y he aquí la nube lo había cubierto, y apareció la gloria de Jehová.”