Daniel Casanova

La obediencia absoluta

Estoy casi seguro de que sabes de memoria el pasaje bíblico en Josué 1:9.  De la misma forma, estoy casi seguro de que no sabes Josué 1:8. ¿Por qué crees que el vr. 9 si es para ti, y no el vr. 8? Puedo responder que, se debe a que el vr. 9 es una linda promesa de consuelo, de ánimo, y de victoria; pero el vr.8 habla de obediencia.  Lo curioso es que la base para el vr.9 es el vr.8 y 7.

Solamente sé fuerte y muy valiente; cuídate de cumplir toda la ley que Moisés mi siervo te mandó; no te desvíes de ella ni a la derecha ni a la izquierda, para que tengas éxito dondequiera que vayas.”  Josué 1:7.

Vr. 8.. “nunca se aparte de tu boca este libro de la ley… para que guardes y hagas conforme a todo lo que en el está escrito.”

Estos versículos hablan de obediencia; y parese ser que la obediencia no es muy popular.

Cuando Dios le llama a hacer algo específico, ¿cómo responde usted?

La mayoría de nosotros no le levantaría el puño y le gritaría: “¡No voy a hacerlo!” En vez de eso, luchamos con la idea durante algún tiempo.

A veces discutimos, diciéndole todas las razones de por qué no surtirá efecto el plan de Él. Otras veces, empezaremos a dudar de que escuchamos bien, y luego negaremos que incluso nos llamó. O podríamos reaccionar como Jonás, y simplemente correr en la otra dirección (Jon 1.2, 3).

Pero hay otra respuesta que muchas veces es tan sutil, que ni siquiera la reconocemos como desobediencia.

Hay diferentes tipos de obediencias: (que son tipos de desobediencia)

  • Obediencia retrasada
  • Obediencia mal humorada (de mala gana)
  • Obediencia a medias, u obediencia incompleta
  • Obediencia a la fuerzas

En fin, cuando no se hace lo que se debe hacer es desobedecer y la desobediencia en todos los tiempos y en todos los lugares trae consecuencias desagradables y desastrosas, muchas veces la desobediencia conduce a la muerte.

Josué, fue un excelente líder y estratega militar. El siguió el mismo estilo de liderazgo de su antecesor Moisés. Dios lo apoyo y lo respaldó como lo hizo con Moisés, así se lo prometió y así lo cumplió. Dios fue obediente a su misma promesa que le hizo a Josué, “Así como estuve con Moisés, así estaré contigo”.

Esta promesa garantizaba a Josué el cumplimiento total de la tarea encomendada. Dios le dijo a Josué tres cosas en el capítulo uno: conquistaras la tierra, llevaras al pueblo a la tierra y distribuirás la tierra entre las doce tribus de Israel.

Josué solo debía, creer en Dios, creerle a Dios, esforzarse en hacer exactamente eso que Dios le había mandado hacer y regirse a las instrucciones de la Palabra de Dios.

En resumen, lo único que Josué debía hacer era obedecer, eso sí, la obediencia debía ser total. Obediencia a medias es desobediencia: Por poco tomo el avión; por poco ganamos el partido; por una pregunta correcta no aprobé el examen, o por una sola pregunta que perdí el examen, todo lo hice bien, pero la última pregunta la falle

El Problema de la desobediencia

El peligro de la obediencia a medias, la obediencia incompleta hace que uno se sienta bien por lo hecho, de haber obedecido parcialmente.

la desobediencia es un verdadero problema, ¡un tremendo problema! Dios no puede tener al lado suyo gente desobediente, Él, jamás podrá llevar a cabo sus planes si la gente que le sigue es desobediente. –

La desobediencia te puede costar la vida.

Cuando se está en el ejército te enseñan a obedecer, no daban lugar para razonar una orden; cuando el sargento dice: “¡Cuerpo a tierra!” hay que tirarse a tierra. No se puede discutir, ni dar opinión alguna: “Pero mi sargento, le puedo explicar, me parece que…” ¡No!. En el ejército te enseñan que lo importante es obedecer y no razonar, o mejor dicho, lo más razonable es obedecer. Después que te enseñan  a obedecer explican que en medio de una guerra lo único que se puede hacer es oír una voz  y que todos hagan lo que esa voz dice.

La enseñanza es muy clara, todo lo que se hace de mala gana, todo lo que se hace a medias y todo lo que se hace sin consultar a Dios, es desobediencia y la desobediencia acarrea consecuencias que pueden venir sobre mi mismo o sobre mi descendencia que no tiene culpa.

Tienes que contestarte: ¿En qué le estoy siendo útil a Dios?

En la antigüedad Dios hizo maravillas con gente que estuvo dispuesta a obedecer.

El rey David escribió “enséñame á hacer tu voluntad, porque tú eres mi dios: tu buen espíritu me guíe á tierra de rectitud.” salmos 143:10.

También agrego “el hacer tu voluntad, Dios mío, ha me agradado; y tu ley está en medio de mis entrañas.”  salmos 40:8.

¿Qué habrá querido decir Dios, cuando Dijo: Obediencia quiero y no sacrificio. 1 Samuel 15:22-23?

Obediencia:  Es el Acto de cumplir con las órdenes o instrucciones de un superior. El término hebreo shama significa “prestar oído, escuchar, oír”,  pero en algunas ocasiones se traduce como “obedecer”. La obediencia a Dios  trae bendición. Génesis  27: