Daniel Casanova

La gloria de Dios en el Nuevo Testamento.

            El Nuevo Testamento también nos habla de la Gloria de Dios; aunque, mas personal, mas accesible a la experiencia humana.

Un pasaje central sobre la encarnación de Jesús, es Juan 1:14: «habitó entre nosotros, y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.».  La Gloria hace referencia a la Shekiná de Dios y expresada en su gracia y en su verdad. En Jesús podemos ver la gloria de Dios de forma gratuita, y verdadera. No es un simple reflejo, es la misma gloria claramente mostrada al hombre. Jesús es el regalo de Dios, quien muestra un amor genuino hacia los hombres.  Jesús nos acerca a Dios; y acerca a Dios a nosotros. Sabemos como es Dios, porque Jesucristo nos mostró el carácter de Dios, Su Gloria.

En otros pasajes como: Lucas 2.9; Mateo 17:5; 2 Pedro 1:17 tambien encontramos manifestaciones alusivas directamente a fenómenos visibles o audibles acompañando a la presencia divina.

Lucas 2:9. “Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor”

Ya en el Nuevo Testamento, Shekinah, que es morada, habitación, se utiliza también para gloria, luz resplandeciente. Donde se manifiesta la presencia de Dios es sinónimo a la gloria de Dios.

También se encuentran otras referencias en el Nuevo Testamento.

Por ejemplo, Juan 17:22, donde Jesús dice: «Y yo, la gloria que me diste les he dado; para que sean una cosa, como también nosotros somos una cosa.»

“La gloria que me distes… “¿A qué se refería Jesús? Jesús se refiere al amor que une a sus discípulos.

Entonces, ya estamos viendo que la Gloria de Dios en un pasaje es gracia y verdad, y en otro es el amor Son tres características de la personalidad de Dios. Podemos adorar a Dios que es amor, verdad, y nos bendice de forma gratuita.

Otro concepto, en el Nuevo Testamento, tiene que ver con la idea de la presencia o habitación del Espíritu Santo en el creyente.  Shekiná está vinculado a la profecía en el cristianismo de la misma manera que en el judaísmo:

«Porque la profecía no fue en los tiempos pasados traída por voluntad humana, sino los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados del Espíritu Santo.» (2-Pedro 1:21)

Pablo en 1 Corintios 3:16-17, dice: “¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?”

Que maravilla, la Gloria de Dios que habitaba en el pasado en el Tabernáculo, ahora, mora dentro de nosotros. Somos un reflejo de su gloria.

Se volvemos al evangelio de Lucas donde está la historia de los pastores de Belén,  podemos estudiar la manifestación de la Gloria de Dios y la respuesta humana.

Veamos la historia en Lucas 2: 8-20 y notemos los elementos que hay en común con otras manifestaciones de la gloria.

El primero concepto es que, la gloria de Dios lo cubre todo.

Lucas 2:9, «Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor.»

Cuando Dios muestra su gloria, no hay espacio para algo más.

El segundo concepto es que, la gloria de Dios produce reverencia.

Lucas 2:9, «… gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor.»

Es el temor reverente al reconocer delante de quien están presente.

El tercero concepto es que, la gloria de Dios marca el inicio de algo importante.

Os ha nacido en la ciudad de David un Salvador.

La Gloria del Señor, marcaba un acontecimiento grandioso y sobrenatural, el nacimiento de nuestro Señor Jesucristo. Esto siempre es así, cada vez que Dios va a hacer algo sobrenatural en su pueblo, lo primero que hace es mostrar su gloria. Así todos sus siervos tienen que reconocer que la gloria y la honra es solo para Dios.

Se podrá ver estos mismos conceptos al estudiar otros pasajes bíblicos:

  • La gloria de Dios en la zarza ardiente, marca el llamamiento de Moisés.
  • La gloria en el Sinaí. Es el comienzo de la Ley (Éxodo 24)
  • El tabernáculo (Éxodo 40:34). Comienzo del lugar de Adoración y sacrificio
  • Dedicación en el templo. 1 Reyes 8:11
  • El comienzo del ministerio de Isaías. Isaías 6
  • La gloria del Señor que le apareció a los pastores de Belén. Lucas 2.
  • Comienzo en la vida de los cristianos.

Hechos 7:55. Esteban vio la Gloria de Dios y a Jesús que estaba sentado. Marca el comienzo de la iglesia y la persecución del cristianismo.

El cuarto concepto es que, cuando la gloria de Dios se revela al hombre, este tiene que obedecer.

Lucas 2:12-14, «Esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre.

Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios, y decían: ¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres! Sucedió que cuando los ángeles se fueron de ellos al cielo, los pastores se dijeron unos a otros: Pasemos, pues, hasta Belén, y veamos esto que ha sucedido y que el Señor nos ha manifestado.

Ver. 16, Vinieron, pues, apresuradamente, y hallaron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre.