Daniel Casanova

¿Cómo luce una vida transformada?

Venimos hablando de transformación, pero, ¿cómo se ve reflejado en la vida diaria del cristiano? ¿Qué evidencia en la vida del cristiano que está siendo transformado a la imagen de Cristo?  ¿Cómo la transformación espiritual es una realidad posible en el creyente más allá de una simple aseveración  religiosa?

En el libro de Efesios, el Apóstol Pablo nos da de forma practica la pauta  para la vida cristiana.

Efesios 4:17-32.

La vida ante la transformación se caracteriza por:

  1. Andar en la vanidad de su mente
  2. El entendimiento entenebrecido. (obscurecido, nublado)
  3. Ajenos de la vida de Dios por la ignorancia y la dureza de su corazón.
  4. Ignoran las bendiciones de Dios para ellos.
  5. No disfrutan de las bendiciones porque son duros, tercos, soberbios.
  6. Pierden toda sensibilidad y se entregan a toda clase de cosas impuras.

En este mismo pasaje, Pablo nos indica, los ingredientes necesarios para el crecimiento espiritual y la transformación:

  1. La transformación se efectúa cuando tomamos a Cristo de modelo.

Hay treas palabras que suena parecido pero tienen gran connotación espiritual: a, con, de. Ahora Pablo nos dice que debemos  Aprender a Cristo. Efesios. 4:20-21.

¿Por qué?; bueno, porque:

Aprender con Cristo, significa que Cristo es nuestro compañero de clase. Esta a nuestro lado, nos acompaña en nuestro andar espiritual.

Aprender de Cristo da la idea que Cristo es el maestro, el medio por el cual adquirimos la información. Cristo nos enseña; nos muestra el carácter del Padre.

Ahora, la expresión aprender a Cristo significa que Cristo es la materia o tema de aprendizaje. Y la idea que encierra es, que de la unica forma que vamos aprender,  es si pasamos tiempo con Cristo. Si queremos conocer a Cristo, tenemos que pasar tiempo con El.

Por esa razón, no es lo mismo aprender de Cristo, que aprender a Cristo.

Nos dice el versículo 20 y 21 de esta misma carta a los efesios, “Pero ustedes no conocieron a Cristo para vivir así,  pues ciertamente oyeron el mensaje acerca de él y aprendieron a vivir como él lo quiere, según la verdad que está en Jesús.”

Cuando tomamos a Cristo como modelo y alimentamos nuestra relación con El,  llegamos a entender dos cosas muy importantes:

  • Primero, aprendemos quienes somos en Cristo. Por eso, en Romanos 12:2, nos dice que la transformación espiritual comienza por nuestro entendimiento.
  • Segundo, entendemos el amor incondicional de Dios, que no depende de lo que hacemos, sino de quienes somos en Cristo.

Estas dos cosas están presentes en la historia del hijo prodigo (Lucas 15). El sabía que era hijo y también sabía que podía regresar al hogar en cualquier momento porque el amor del padre era muy grande capaz de recibirlo en cualquier momento.

  1. Una segunda consideración a la transformación es que nada ocurre si no nosotros no queremos. Todo comienza cuando estamos decidimos a cambiar. El creyente debe darle el permiso a Dios para que cambie su corazón. Sin el permiso humano, nada llega a realizarce.

Pablo sigue diciendo en Efesios que debemos despojarnos o  desprendernos  del viejo hombre.

En el versículo 22.. Pablo les indica  que deben desprenderse o despojarse de la vieja forma de vida. Es importante notar que es responsabilidad personal; nadie puede hacerlo por otra persona.

Lo importante es que el cristiano necesita las fuerzas del Espíritu Santo para desprenderse del viejo hombre; por lo tanto la dependencia del Espíritu Santo es imperativa. A medida que pasamos tiempo con Dios, y cultivamos su intimidad, somos fortalecidos para dejar las cosas de la vida antigua. Ningún cristiano puede alcanzar la santidad, ni el plan de Dios para su vida por sus propias fuerzas.

Este viejo hombre, que representa nuestra vida antes de ser cristiano, está viciado, controlado por los deseos engañosos.

El cristiano que desea cambiar, debe pedir las fuerzas del Espíritu Santo; solo no se puede lograr.

Pablo nos sigue diciendo:

  • 25.. Habla la verdad, desecha la mentira.
  • 26. Antes te airabas, y pecabas,.. tu enojo te llevaba a decir malas palabras, maldiciones, etc.
  • 28. No hurtar
  • 29. Solo hablar palabras buenas que edifiquen..
  • 31. Quítese de vosotros:

¿Cómo se puede liberar el poder de Dios para cambiarme gradualmente a ser más y más como Jesús?

La primera palabra que viene a la mente cuando leemos: “Buscad las cosas de arriba”.  (Colosenses. 3:1), es la palaba ENFOQUE.

Tú encuentras lo que buscas. Si tu corazón se enfoca en buscar a Dios primero, a Dios encuentras. La Biblia nos manda a buscar primero, el reino de Dios o todo lo bueno que El tiene para nosotros, y todo lo demás vendrá solito. (Mateo

Hay muy pocas posibilidad lograr algo  al cual no te enfoques. Por otro lado, si quieres lograr algo, tienes que enfocarte.

¿Qué significa las cosas de arriba? ¿Qué son esas cosas de arriba?

La segunda palabra que viene a la mente cuando leemos: “Buscad las cosas de arriba.”  Las cosas de arriba nos hablan de elección libre.

Dios no te obliga, pero si crea las condiciones internas y externas para que te rindas, dejes de RESISTIR.

Antes de transformar tu vida tiene que desmoronarse de alguna manera. Alguna parte de usted necesita ser enterrado o ser interrumpido para ser transformado.

Este proceso puede ser doloroso, pero también es una de las experiencias más maravillosa que podemos tener.

A menudo puede ser difícil saber a donde la transformación nos llevará hasta después de que se complete.

Hay cosas de abajo y cosas de arriba; las que te construyen o las que te destruyen; las que ayudan o las que te perjudican. Nosotros debemos elegir qué es lo que queremos lograr en nuestra vida.