Daniel Casanova

Instrumentos de Dios para transformar. (I)

Recordemos que Dios está trabajando en nuestras vidas porque quiere lograr algo. Ese algo es hacernos a la imagen de Cristo. 

Como el alfarero moldea el barro utilizando el horno, el torno, espátula, esponjas, etc. Dios utiliza varias herramientas para que lleguemos a SER COMO CRISTO.

Las herramientas de Dios para moldearnos a la imagen de Cristo.

Hoy vamos a ver la primera herramienta:

Primera herramienta: La obra del Espíritu Santo en el creyente.

En el momento de creer, la persona recibe al Espíritu Santo en su vida. El Espíritu Santo es Dios salvando, llamando, eligiendo, fortaleciendo y confirmando al cristiano.

  • El Espíritu Santo cuida al creyente.
  • El Espíritu Santo guía al creyente a tomar el camino correcto y hacer decisiones sabias. Esto lo hace cuando convence de pecado, justicia y juicio.

 “Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio. De pecado, por cuanto no creen en mí;  de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más; y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado.”  Juan 16:8-11

  • El Espíritu Santo sostiene al creyente.
  • El Espíritu Santo DA PODER.

El poder de Dios no tiene comparación, todos a través de los relatos de la Biblia hemos distinguido lo maravilloso e inexplicable que puede ser; no obstante, aún ese poder esta presente, en milagros, sanidades y hechos que no tienen explicación natural, científica o lógica. Todo eso es gracias al poder del Espíritu Santo en la vida del creyente.

“Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.” Hechos 1. 8

  • El Espíritu Santo REVELA LA VERDAD.

El Espíritu Santo nos guía a la palabra verdadera, la Biblia, nos muestra su correcta interpretación; una persona con el poder del Espíritu Santo puede interpretar a profundidad lo que ha sido dado por Dios.

“Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.” Juan 16.13

Él revela a nuestras mentes todo el consejo de Dios, como lo relacionado con la adoración, la doctrina y la vida cristiana.. Sin tal guía, estaríamos expuestos a caer en el error. Una parte crucial de la Verdad que Él revela, es que Jesús es quién Él dijo Ser como su encarnación, su identidad como el Mesías, sus sufrimientos y muerte, su resurrección y ascensión, su exaltación a la diestra de Dios, y su función como Juez de todo. Él da gloria a Cristo en todas las cosas (Juan 16:14)

  • El Espíritu Santo MOTIVA A GUARDAR LAS LEYES DE DIOS.

El Espíritu Santo nos lleva a buscar la presencia de Dios y a vivir en obediencia. Nuestro deseo natural no es buscar a Dios, por el contrario es buscar el pecado. Sin el Espíritu Santo sería imposible conocer a Dios.

“Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra.” Ezequiel 36.27

  • El Espíritu Santo PERMANECE CON EL CRISTIANO.

El Espíritu Santo es Jesús con nosotros,  nos consuela, nos ayuda y nos guía en todo momento.

Una vez que somos salvados y pertenecemos a Dios, el Espíritu hace su morada en nuestros corazones para siempre, sellándonos con la confirmación, certificación y seguridad de la promesa de nuestro estado eterno como Sus hijos. Jesús dijo que Él nos enviaría al Espíritu para que fuera nuestro Ayudador, Consolador y Guía.

Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.” Juan 14. 16, 17

La palabra griega traducida como su “Consolador” significa alguien que es llamado “al lado de” y tiene la idea de alguien que anima y exhorta. También, el consolador, es la idea de un abogado que se presenta al lado del acusado para defenderlo en un juicio ante un juez.

La frase “que esté” tiene que ver con Su residencia permanente en los corazones de los creyentes (Romanos 8:91 Corintios 6:192012:13).

Es importante reconocer la obra del Espíritu Santo en cada creyente, y lo necesario que es, dejar que él controlo completamente nuestro corazón; todo buen cristiano, reconoce que tener al Espíritu Santo de su lado, es caminar con Dios.

  • El Espíritu Santo REPARTE LOS DONES ESPIRITUALES.

Pablo en 1 Corintios 12 describe los dones espirituales otorgados a los creyentes para que podamos funcionar como el cuerpo de Cristo en el mundo.

  • El Espíritu Santo PERMANECE CON EL CRISTIANO.

El Espíritu también funciona como productor del fruto en nuestras vidas. Cuando Él habita en nosotros, Él comienza a trabajar para cosechar Su fruto en nuestras vidas – amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza (Gálatas 5:22-23). Estas no son las obras de nuestra carne, la cual es incapaz de producir tal fruto, sino que es el producto de la presencia del Espíritu en nuestras vidas.

El conocimiento de que el Espíritu Santo de Dios ha hecho su residencia en nuestras vidas, que Él produce todas estas funciones milagrosas, que Él mora con nosotros para siempre y nunca nos dejará o desamparará, es causa de gran gozo y consuelo. ¡Gracias a Dios por este precioso Don – el Espíritu Santo y Su obra en nuestras vidas!