Daniel Casanova

CUANDO DIOS MUEVE MI CORAZON

No creo que exista un cristiano que no esté dispuesto a recibir; sin embargo, existen muy pocos dispuestos a escuchar.

Dios nos está hablando en este tiempo que todos estamos viviendo; solo toma que, tengamos interés para saber lo que nos está diciendo. Detengámonos un poco, cerremos la puerta del afán, del miedo, de la preocupación, y pongamos atención a la voz de Dios.

El corona virus ha llegado en un momento especial, como alerta importante de los tiempos finales. Dios está dando una oportunidad a la humanidad para que se arrepienta y le busque. Un mismo suceso puede ser interpretado como una desgracia o como una oportunidad. Usted decide.

¿Estaremos dispuestos a escuchar? O ¿Estamos tan asustados y ocupados que la voz de Dios se convierte en un sonido distante e indistinguible?

Solo quiero ayudarte a pensar en la posibilidad de hacer una pausa para escuchar a la voz de Dios.

Se recuerda cuando Dios despertó el espíritu de los magos para buscar al niño que había nacido. Si ya se, no estamos en navidad, pero bien pudiéramos aprender de ese incidente. Personas lejanas a Israel, estuvieron dispuestas a poner atención a las señales que recibían.

Sin embargo, el corazón del rey que estaba muy cerca físicamente, no se movió hacia Belén a buscar al niño. Una misma señal fue recibida de diferente manera por dos personas completamente diferentes. De repente, hay personas recién convertidas capaces de entender las señales y escuchar la voz divina más rápido y con mejor disposición que muchos cristianos con muchos años en el cristianismo.

Dios despierta el corazón del hombre a través de las circunstancias para que este le ponga atención. Dios está despertando el corazón de muchas personas, ahora mismo. ¿Cómo reaccionaremos a esto? ¿Cómo los magos del oriente o como el rey Herodes?

Cuando Dios despierta el corazón de una persona, primero surge una leve inquietud, que va creciendo con el tiempo. Y después, ve como algunas cosas se van desarrollando de forma milagrosa, relacionada con un toque sobrenatural.

Por ejemplo, de repente alguien que no habías visto por años, te lo encuentras en una tienda, o recibes una llamada de esa persona; o una noticia inesperada te hace pensar en Dios y en su propósito para tu vida.

Simples hechos con grandes significados. Solo tienes que ponerle atención y hacer la conexión, entre, lo que estas pasando con el plan de Dios para ti. No veas a los hechos   recientes como cosas aisladas sin sentido. Recuerda, Dios ordena todo para acercarse a ti. Piensa en la vida de José, el hijo de Jacob. La historia está en la Biblia en el libro de Genesis:

Dios quería llevar a José a Egipto. ¿Cómo lo hizo? Utilizo a los hermanos, que ya tenían celos e invidia por José, ellos lo vendieron, a personas que, luego lo vendieron, Potifar; luego llegó a la cárcel, allí sus amigos eran amigos del rey. viéndolo fríamente, todos estos acontecimientos eran negativos; pero, Dios estaba preparando a José para algo grande. No había casualidad en eso.

¿Quieres otro ejemplo? El hijo prodigo se fue por voluntad propia, decisiones erróneas lo llevaron a tener hambre, a sentirse miserables, y a perderlo todo. Dios le protege la vida, y movió el corazón para que pensara en su padre y en su amor. El hijo prodigo se levantó, y comenzó a caminar. Dios le ayudó con cada paso a que su deseo se cumpliera, y el hijo arrepentido llegar a su casa. No le asaltaron en el camino, no lo llevaron preso, no lo mataron unos ladrones o animales salvajes. ¿Todo eso por casualidad? No. Y aquí esta el punto, cuando Dios mueve el corazón de una persona a que lo busque, y le llama la atención, Dios hará que esa persona llegue a El.

Dios va utilizando las circunstancias para llamarnos la atención.

Es importante reconocer que, cuando Dios mueve el corazón de una persona, y le habla, es para que esa persona escuche y le obedezca. Dios nunca pierde su tiempo con alguien que no le interesa oír, ni obedecer. Dios nunca desprecia al corazón contrito y humillado; pero si rechaza la soberbia y la dureza de corazón.  Cuando Dios te da un mensaje, te hace responsable de tu decisión.  Cuando él mueve el corazón, es el tiempo para actuar en obediencia. Dios nos habla a través de las circunstancias, a través de la Biblia, a través de su hijo Jesucristo. Mira lo que dice Hebreos,

DIOS, habiendo hablado muchas veces y en muchas maneras en otro tiempo á los padres por los profetas,

  • En estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, (Hebreos 1:1-12)

Dios habla para que haya un movimiento hacia la obediencia.

En la Biblia hay otros ejemplos de personas a las cuales Dios le despertó el espíritu.

Mira el caso de Zorobabel un capitán Judío que vivía en Persia fue a Jerusalén a construir el Templo.

Hageo 1: 13.. Entonces Hageo, mensajero del SEÑOR, por mandato del SEÑOR, habló al pueblo, diciendo: Yo estoy con vosotros–declara el SEÑOR. 14Y despertó el SEÑOR el espíritu de Zorobabel, hijo de Salatiel, gobernador de Judá, y el espíritu del sumo sacerdote Josué, hijo de Josadac, y el espíritu de todo el remanente del pueblo. Y vinieron y comenzaron la obra en la casa del SEÑOR de los ejércitos, su Dios, 15el día veinticuatro del mes sexto, en el año segundo del rey Darío.

Dios movió el espíritu de Ciro, rey gentil, pagano, y nada santo, para que dejara ir al pueblo después de 70 años de cautiverio en Babilonia.

Esdras 1: 1En el primer año de Ciro, rey de Persia, para que se cumpliera la palabra del SEÑOR por boca de Jeremías, el SEÑOR movió el espíritu de Ciro, rey de Persia, y éste hizo proclamar por todo su reino y también por escrito, diciendo: 2Así dice Ciro, rey de Persia: “El SEÑOR, el Dios de los cielos, me ha dado todos los reinos de la tierra, y El me ha designado para que le edifique una casa en Jerusalén, que está en Judá.

Esdras nos narra como Dios movió el corazón de los israelitas a salir de la comodidad de Persia, para ir a construir un país en ruina.

Lea Esdras 1:5
Entonces se levantaron los jefes de las casas paternas de Judá y de Benjamín, y los sacerdotes y los levitas, y todos aquellos cuyo espíritu Dios había movido a subir para edificar la casa del SEÑOR que está en Jerusalén.

Mañana continuaremos con el tema.