Daniel Casanova

El lobo

Y por último, otro de los grandes peligros para las ovejas es el lobo, que en las Escrituras es usado como un símbolo de nuestro enemigo el diablo.

Juan 10:12,  Mas el asalariado, y que no es el pastor, de quien no son propias las ovejas, ve venir al lobo y deja las ovejas y huye, y el lobo arrebata las ovejas y las dispersa.

El lobo ataca a las ovejas con la clara intención de matarlas para alimentarse de ellas, pero con frecuencia, muchas otras también resultan heridas, son dispersadas o mueren como consecuencia de estos ataques.

El Señor advirtió a sus discípulos de que este enemigo estaría siempre presente: “He aquí, yo os envío como a ovejas en medio de lobos” (Mateo 10:16).

También les dijo que el lobo no siempre parece lo que es, razón por la que tendrían que estar vigilantes: “Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces” (Mateo 7:15).

Se disfrazan de ovejas para cubrir su verdadera apariencia. Disimulan, hablan de fe y amor, pero no carecen de ellos.

Y el apóstol Pablo avisó de lo que iba a ocurrir incluso dentro de las iglesias: “Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño” (Hechos 20:29).

Pablo también llama a estos lobos, perros con las mismas intensiones de destruir.

Filipenses 3: 2. Cuídense de esos perros de esa gente que hacen lo malo, mutiladores del cuerpo..

Entonces estos lobos rapaces son falsos maestros que abiertamente se demuestran como son. Sin embargo, algunas veces se presentan vestidos de ovejas. Con ellos, usa el discernimiento, y la observación espiritual, y pronto descubrirás su verdadera naturaleza y sus intenciones de confundir y destruir. Una oveja descuidada es una presa fácil para el lobo.

¿Cómo identificar si la doctrina es verdadera o falsa?

  1. .Primer paso, hay que estudiar la Biblia y juzgar toda enseñanza bajo la luz de lo que dice la Escritura. Jesús nos advirtió que vendrían “falsos Cristos y falsos profetas” e intentarían engañar aún a los elegidos (Mateo 24:23-27)

Judas 17-18 nos recuerda que, la mejor defensa que puedes tener contra la falsedad y los falsos maestros es  conocer la verdad.

Para descubrir lo falso, estudia lo verdadero.

Cualquier creyente “… que usa bien la palabra de verdad” (2 Timoteo 2:15), y que hace un cuidadoso estudio de la Biblia, puede identificar la falsa doctrina.

  1. En 2 Pedro 3:3 nos da dos características importantes del lobo: (1) se burla de las ovejas, no la aprecian, no las motivan a crecer, sino que ‘la humilla’, ‘la ofende’. Son burladores de todo lo santo, sagrado que tiene el cuidado del rebajo. (2) Y en segundo lugar, los lobos sólo pensarán en sus malos deseos.
  2. Jesús dijo que “… por el fruto se conoce el árbol” (Mateo 12:33).

Cuando buscas el “fruto,” de estos lobos puedes hacerte estas tres preguntas específicas como prueba para determinar si un maestro es lobo o es representante del buen pastor:

  1. ¿Qué dice este maestro acerca de Jesús?

En Mateo 16:15-17, Jesús pregunta, ¿…quién decís que soy yo? Pedro respondió, “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.” Y por ello Pedro es llamado “bienaventurado”.

En 2 Juan 9 leemos, “Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo.”

En otras palabras, Jesucristo y Su obra de redención son de máxima importancia; cuídate de cualquiera que niegue que Jesús es igual a Dios, y que subestime la muerte redentora de Jesús, o rechace la humanidad de Jesús. Los lobos tienen mucho problema con la persona de Jesucristo.

1 Juan 2:22 dice, “¿Quién es el mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo? Este es anticristo, el que niega al Padre y al Hijo.”

2. ¿Este maestro predica el Evangelio?

El Evangelio es definido como las buenas nuevas concernientes a la muerte, sepultura y resurrección de Jesús, de acuerdo con las Escrituras (1 Corintios 15:1-4). Los lobos nunca predican o hablan del pecado, o de la salvación en Cristo Jesús. Son expertos en temas diversos, profundidades de Satanás, pero no pueden explicar con claridad el Plan de salvación.

Aunque suenen muy agradable las declaraciones de,  “Dios te ama”, “Dios quiere que alimentemos a los hambrientos”,  o  “Dios quiere la prosperidad para tu vida,”. Esas enseñanzas  No son el mensaje completo del Evangelio de Cristo.

Como Pablo advierte en Gálatas 1:7, “… hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo.” Nadie, ni siquiera un gran predicador, tiene el derecho de cambiar el mensaje que Dios nos dio. “… Si alguno predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema.” (Gálatas 1:9)

3. ¿Este líder religioso demuestra cualidades de carácter que glorifican al Señor?

Hablando de falsos maestros, Judas 11 dice, “¡Ay de ellos! Porque han seguido el camino de Caín, y se lanzaron por lucro en el error de Balaam, y perecieron en la contradicción de Coré.” En otras palabras, un falso maestro, lobos vestidos de ovejas, puede ser conocido por:

  1. Su orgullo, así como Caín rechazan la voluntad de Dios.
  2. Se le pueden conocer por su codicia; así como Balaam dio las profecías por dinero,
  3. Se les puede conocer por la rebeldía; así como Core se rebeló contra la autoridad de Moisés.

El Apóstol Pablo a Timoteo identifica a estos lobos con una lista larga de adjetivos:

2Timoteo 3:1-5 “También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita”.

La versión,  Traducción en lenguaje actual (TLA) dice:

2 Habrá gente egoísta, interesada solamente en ganar más y más dinero. También habrá gente orgullosa, que se creerá más importante que los demás. No respetarán a Dios ni obedecerán a sus padres, sino que serán malagradecidos y ofenderán a todos.

3 Serán crueles y violentos, no podrán dominar sus malos deseos, se llenarán de odio, dirán mentiras acerca de los demás, y odiarán todo lo que es bueno.

4 No se podrá confiar en esos orgullosos, porque actuarán sin pensar. En vez de obedecer a Dios, sólo harán lo que les venga en gana.

5 Dirán que aman y respetan a Dios, pero con su conducta demostrarán lo contrario.

No te hagas amigo de esa clase de gente,

En conclusión, en nuestros días la situación con los líderes religiosos sigue siendo la misma que en los tiempos del A.T y de Jesús. Existen muchos que se dicen llamar líderes religiosos, pero en realidad son ladrones y salteadores que lo único que quieren es entrar por otra lugar que no es la puerta y robar las ovejas del redil para beneficiarse de ellas. A estos falsos pastores no les interesa el bienestar de las ovejas, pero si la lana y la carne que puedan sacar de ellas, y para lograr este objetivo, pervierten el evangelio de Cristo.

2Pedro. 2:3 “por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme”.

1Timoteo. 6:5 “hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia; apártate de los tales”.

Los verdaderos lideres cristianos desean reflejar a Cristo en todo.

  1. Se somete al liderazgo de Cristo. Entra por la puerta. Es disciplinado. Es creativo, original pero no es violento, ni arrogante. Es leal al Pastor principal, a su llamamiento, y a las ovejas.
  2. Tiene un tiempo devocional, donde conoce a Cristo. Tiene una relación personal con Dios.
  3. El portero le abre la puerta; tiene la autoridad delegada de Dios. Dios llama, y Dios capacita, y Dios bendice. Cuando Dios aprueba a un líder, las ovejas se dan cuenta. No se dejen engallar, la autenticidad no se puede improvisar. Un líder puede impresionar, pero solo puede impactar las vidas de las ovejas un verdadero siervo de Dios.
  4. Tiene en su mente el concepto claro que, es un mayordomo, no dueño. Las ovejas son del portero; del buen Pastor. “Aquí están mis ovejas, te las pongo en tus manos, para que la cuides, cuidado de hacerle daño.”
  5. El líder cristiano sirve a Dios con temor y temblor; la reverencia que produce la conciencia de la presencia de Dios en su vida y en todo lo que hace.
  6. El líder desarrolla un cariño por la oveja basado en el trato; en el cuidado. Conoce a la oveja por nombre. Un líder que evita oler a oveja, llorar con ella cuando esta triste, mancharse de sangre cuando esta herida, desvelarse cuando esta perdida, no tiene alma de pastor.
  7. Llama a las ovejas por nombre y ellas le siguen. Las ovejas se someten libremente, no hay que manipular, obligar, abusar a la oveja.
  8. ¿Cuál es el resultado del trabajo de un buen líder? Las ovejas después de un tiempo, mejoran no empeoran. Se alimentan, están sanas, crecen, sienten que están progresando en su vida espiritual. Un buen líder alimenta a las ovejas, no se alimenta de las ovejas. No ve a la oveja como un medio de ganancias personales.
  9. El líder cristiano está dispuesto al sacrificio, a poner su vida por la oveja. Su motivación es servir, no es ser servido. Es dar, no solo recibir. El falso líder huye ante el peligro. Cuando los intereses personales son más importantes que el bienestar de la oveja, cuando ve venir al lobo, (a los problemas que conlleva el cuidar ovejas) sale corriendo. Tira la toalla al primer problema que aparece. Es la persona que quiere ir a pescar sin coger oler a pescado; quiere sembrar sin ensuciarse, cuidar ovejas, sin oler a ovejas.

Recordemos lo que dice Jesús, Vr. 9 Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos.

  1. Sera salvo: Salvo del lobo, salvo de los peligros del camino (un hueco, algo que puede herirla, enfermedades, etc)
  2. Entrará y saldrá (libertad de acción). Donde hay manipulación, aplicación de fuerza, miedo, chantaje emocional, no esta Dios. Dios es un Dios de libertad, de amor.
  3. Hallará pastos (alimento saludable para el alma, y el espíritu)

Vr. 10. Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen.

  1. Desarrollamos una relación saludable.

Dios se da a conocer a sus ovejas.

Las ovejas oyen su voz.

El conoce a las ovejas; tiene un trato especial con cada una de ellas. El pastor llama a las ovejas por nombre.

Finalmente, alguien está interesado en ti, en destruirte y no es el pastor. No todo el que se acerca a ti es para bendecirte. Hay un ladrón o ladrones, asalariados, y lobos que llegan a tu vida para destruirte.

Hay solo una puerta, porque una es suficiente, y dos es un problema. Examina las puertas que se abren a tu alrededor, ¿son de confiar?

No seamos incautos, no todo lo que brilla es oro. Busquemos a Cristo a través de nuestro tiempo devocional diario para poder distinguir la diferencia entre el oro y la imitación a oro.