Daniel Casanova

Es tiempo para adorar a Jesucristo.

Hagamos un acto de la lectura y adoremos a Jesucristo. Repacemos las dos primeras secciones del culto celestial.

En el capitulo 4,5 de Apocalipsis nos impulsa adorar a Cristo por su muerte, como cordero de Dios para pagar por los pecados del hombre. En el capítulo 7, nos lleva a adorar a Cristo porque El es el buen pastor que nos lleva  por lugares de agua y alimento.

Enfoquemos en Cristo nuestro salvador y nuestro pastor. Estos son dos temas, sumamente trillados por nuestros lideres religiosos. Quizás usted mismo puede dar una conferencia sobre ellos. Pero, dejemos a un lado lo académico para convertirnos en adoradores.

Aquí le pongo los versículos claves, pero léelos y Señálalos en tu Biblia. Por favor, recuerda que debes leer, meditar, y aplicar estos pasajes a su propia vida. Mi aportación es solo para guiarle en su propio tiempo devocional. La adoración debe ser muy personal. No leas este blog como los demás; no quiero influenciar simplemente su intelecto; quiero guiarle a la adoración. Toma una libreta y un lápiz para que puedas escribir las palabras de adoración que vienen a tu mente.

Apocalipsis 4:8

8 Y los cuatro seres vivientes .. no cesaban día y noche de decir: Santo, santo, santo es el Señor Dios Todopoderoso, el que era, el que es, y el que ha de venir.

Has tuya esa alabanza. Piensa en cada palabra, pero usa las suyas propias. Aquí te escribo lo que ellas significaron para mi en un momento; pero busca tu propia aplicacion.

“Señor tu eres tres veces Santo, eres el Señor Dios todopoderoso, eso me dice que tu santidad es parte integrar de tu naturaleza, y no hay nada que no puedas hacer….

El que era, mucho antes que yo, ya tu eras… y yo me voy a ir de este mundo, y tu vas a seguir viviendo. Un día volverás como lo prometiste. El mal no se va a salir con la suya. Ayuda a esperarte con esperanza.

Apocalipsis 4:10-11.

10 .. se postran delante del que está sentado en el trono, y adoran al que vive por los siglos de los siglos, y echan sus coronas delante del trono, diciendo:

11 Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas.

Me postro y me humillo ante ti, y nunca me cansare de adorarte. Deposito todos mis logros personales, ante tus pies. Todo te lo dedico a ti.

Soy creatura de tus manos, me formaste con inteligencia y con capacidad de amarte. Yo no puedo ser un accidente de la naturaleza.

Apocalipsis 5:9-10 

y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación;

10 y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra.

Canto un cantico nuevo a ti. (aquí canta la canción o himno que venga a tu mente).

Solo tu eres digno, fuiste a la cruz por amor a mí, tu sacrificio pago mi deuda con Dios, ahora puedo tener una relación de amor con mi creador y Señor.

Apocalipsis 7:10-17 

10 y clamaban a gran voz, diciendo: La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero.

Soy salvos, Señor pues me salvaste. Me libraste del infierno. Por amor, me entrego a ti. Mi vida te pertenece.

No me voy a cansar de alabarte. Nada ni nadie me va a quitar el privilegio de clamar, aun a gritos te alabare.

11 Y todos los ángeles … delante del trono, y adoraron a Dios,

12 diciendo: Amén. La bendición y la gloria y la sabiduría y la acción de gracias y la honra y el poder y la fortaleza, sean a nuestro Dios por los siglos de los siglos. Amén.

Señor, necesito tu bendición hoy, tu sabiduría me va a llevar a tomar las decisiones apropiadas. Gracias no solo por lo que has hecho en mi vida, sino también por lo que haras.

Tu eres mi fortaleza, mi escudo, mi protección; nada temeré.

15 Por esto están delante del trono de Dios, y le sirven día y noche en su templo; y el que está sentado sobre el trono extenderá su tabernáculo sobre ellos.

Mi vida te la dedico a ti, mi dinero, mi tiempo, mis habilidades, mis experiencias, mi conocimiento todo de lo dedico a ti. Me consagro a ti para servirte con gratitud. Quiero ser un obrero que te sientas digno de mi. Quiero honrarte, para que me honres.

16 Ya no tendrán hambre ni sed, y el sol no caerá más sobre ellos, ni calor alguno;

17 porque el Cordero que está en medio del trono los pastoreará, y los guiará a fuentes de aguas de vida; y Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos.

Jesús, mi buen pastor, que la vida distes por mí, quiero oír tu voz guiando mis pasos hacia aguas claras, y pastos saludables.

Señor, tu eres el paño que seca mis lágrimas. Tu compañía me conforta.

Nota para la conclusión:

Toma unos minutos para guardar silencio y reflexionar en todo lo que has dicho. Dale un vistazo a lo que fuiste escribiendo en tu libreta. El silencio es el arma más poderosa para el adorador. En el silencio trabaja el Espíritu Santo.

Termina este tiempo, dándole gracias a Dios por este día.