Daniel Casanova

Jesús,  Por favor Envía a otro.

 

En el libro de los Hechos capitulo 8, versículo 26 esta la historia de Felipe y el Etíope.

Un ángel del Señor se le apareció a Felipe y le dijo: «Prepárate para cruzar el desierto, y dirígete al sur por el camino que va de la ciudad de Jerusalén a la ciudad de Gaza.»

Felipe obedeció. En el camino se encontró con un hombre muy importante, pues era oficial y tesorero de la reina de Etiopía. Ese oficial había ido a Jerusalén para adorar a Dios, y ahora volvía a su país.

El oficial iba sentado en su carruaje, leyendo el libro del profeta Isaías. 29 Entonces el Espíritu de Dios le dijo a Felipe: «Acércate al carruaje, y camina junto a él.»

Felipe corrió para alcanzar el carruaje.

Felipe dejó lo que estaba haciendo; para hacer lo que Dios quería que él hiciera. Fue al desierto a encontrarse con un hombre.

Él podía haber dado cuatro escusas, decirle a Jesús:  ‘Por favor, envía a otro.’

  1. Jesús, envía a otro que tenga más capacidad.

Lección: Disponibilidad es más importante que habilidad. La mayoría de las veces, los más capaces, no son los más disponibles. Estaban los apóstoles, personas mas preparadas y con mas autoridad dentro del grupo de creyentes.

1 Samuel 16:7.. «No mires a su parecer,.. Jehová mira el corazón»

  1. Jesús, envía a otro; voy a orar para que el etíope te conozca.

Lección: Cuando hay alguien interesado, Dios envía a un cristiano.  No debemos usar la oración como una excusa para no hacer nada. Hay personas que se pasan la vida orando, pero nunca se atreven a dar un paso de fe y hacer algo en el nombre de Dios.

  1. Jesús, envía a otro, aquí tengo mucha gente que están respondiendo.

Lección: No hay trabajo insignificante. Felipe dejó la multitud de creyentes para ir a hablarle a una persona. La obediencia es más importante que la popularidad.

  1. Jesús, envía a otro, yo estoy muy ocupado.

Lección: No esperes estar desocupado para servir a Dios. El estar ocupado no es una buena razón para decirle que no a Dios. Todas las personas que se dejaron usar por Dios, estaban ocupadas. Moisés cuidando ovejas del suegro; David, pastoreando ovejas; Pedro, pescando. En fin, todos estaban ocupados.

Conclusión:

  • 1 Corintios 10:24, «Ninguno busque su propio bien, sino el del otro.»
  • El cristiano cree que cualquier ayuda al prójimo es hecho directamente a Jesucristo.
  • Jesús dice que: «Nuestra  actitud debe ser como la de Él;  ya que, Él, no vino para ser servido, pero para servir y dar su vida.» (Mateo. 20:28).
  • No importa las escusas o razones que tengas para no servir a Dios, hoy es tu día para dejar lo que estas haciendo, y unirte al plan de Dios.