Daniel Casanova

LA SEGUNDA SECCION EN EL CULTO CELESTIAL. III

Conclusión.

En esta segunda sección del culto celestial vemos a la multitud de gentiles junto a los ángeles, ancianos, y seres vivientes adorando al que está sentado en el trono y a Jesucristo. Ellos representan al compañerismo de fieles.

Su expresión corporal sigue siendo la misma, se postran sobre sus rostros en señal de humildad, y reverencia. No puede haber culto, sino hay una respuesta adecuada del hombre hacia Dios. Esa respuesta es la reverencia. ¿Qué es reverencia? Es devoción, sumisión, respeto, admiración, y temor hacia Dios. El temor no es el miedo al castigo; sino, una actitud que busca la pureza personal por amor y gratitud hacia Dios. La reverencia nunca se equivoca, porque una persona reverente adora adecuadamente y se comporta de forma correcta. Por otro lado, la irreverencia es atrevida, falta de respeto y ofensiva. Una actitud correcta debe llevar a un comportamiento correcto.

El SEÑOR favorece a los que le temen, a los que esperan en su misericordia.” Salmos 147:11

Moisés le recordaba al pueblo la importancia de la reverencia, el temor a Dios, y la obediencia. En Deuteronomio 6:24 dice, Y el SEÑOR nos mandó que observáramos todos estos estatutos, y que temiéramos siempre al SEÑOR nuestro Dios para nuestro bien y para preservarnos la vida, como (hasta) hoy.

Aquí en la segunda sección del culto, las palabras de alabanzas son las mismas que antes, la bendición y la gloria y la sabiduría y la acción de gracias y la honra y el poder y la fortaleza, sean a nuestro Dios por los siglos de los siglos. Amén

Esto nos indica que no importa quienes llegan al cielo, su adoración va a ser la misma. Esto debe servir de estímulo y de aprendizaje. Comience aquí en la tierra adorando y entrénese, que en el cielo lo estará haciendo por toda una eternidad.

En esta oportunidad los gentiles salvos adoran a Cristo porque los pastoreo, los acompañó en tiempos difíciles, ellos están contentos de haber llegado al cielo después de un gran periodo de sufrimiento.

Ellos dan adoración a Dios usando las mismas palabras, pero con una motivación diferentes:

  1. La bendición. Santiago 1:17 nos dice que, Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación. Dios quien creó todas las cosas, es quien nos da todo lo bueno y todo lo perfecto. ¿Qué bendición ellos recibieron? El agua, el pastoreo, el consuelo en medio del llanto.
  2. La gloria
  3. La sabiduría. El cordero supo llevarlos a fuentes de agua de vida. Podemos poner nuestro destino en sus manos. Quien confía en Dios nunca se equivoca.
  4. La acción de gracias. La alabanza porque Dios extenderá su tabernáculo sobre ellos. ¿Usted se imagina que bendición es recibir la cobertura de Dios en tiempos difíciles?
  5. La honra.
  6. El poder. Jesucristo sabe lo que se debe hacer, y tiene el poder para hacerlo. Confía en El, nunca serás defraudado.

El canto de esta multitud viene después de un periodo de sed, hambre, y calor. Ellos resistieron los peores momentos porque Jesucristo los acompañó todo el tiempo.

Recuerda las palabras del profeta Isaías en el capitulo 41, No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. (Isaías 41:10)

  1. La fortaleza. Recordemos que esta multitud compuesta por todas las naciones, tribus, y pueblos que estaban delante del trono, habían salido de la gran tribulación, y que lavaron sus ropas con la sangre del Cordero. (vr.14) Aunque hay momentos que vamos a desmayar, y que el mal parece que está triunfando, al final somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.

Puedes unirte a las palabras de Pablo en Romanos 8:28-39

28 Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

Luego en el versículo 36 dice, Como está escrito:
Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; Somos contados como ovejas de matadero. m

37 Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.

38 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,

39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

Esta multitud adorando en el cielo, nos recuerda que, la salvación viene de nuestro Dios que está sentado en el trono y del Cordero. (vr.10)

No desmayemos cuando estemos pasando por momentos difíciles de la vida. Hay una mejor alternativa a la critica y a la queja. Siempre la acción de gracias, y la adoración nos llevara a una actitud reverente, y de esperanza. Canta al Señor, no importa tu calidad de cantante, lo que importa es tu calidad de un corazón contrito y humillado. Dale gloria a Dios con tu vida; la amargura o el resentimiento es un tormento y una carga muy pesada de llevar. Tu mejor opción siempre será la alabanza. Cuando no entiendas lo que te está pasando, alaba a Dios. Cuando te cueste articular palabras, alaba a Dios. Cuando el dolor físico te saque lágrimas, alaba a Dios. La alabanza te acerca aquel que todo lo puede, y prometió estar contigo todos los días, hasta el fin del mundo.

Hebreos 12:28, Nos recuerda que, así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia.