Daniel Casanova

El Poder de un Acto de Amor

EL PODER DE UN ACTO DE AMOR

La razón más poderosa para invertir en la vida de las demás personas se debe al poder que tienen los actos de amor. Cada acto que se hace en beneficio de otro, constituye la herramienta más efectiva para traerle felicidad.

La Biblia dice, en el libro de Mateo, “de la misma manera, su conducta debe ser como una luz que ilumine y muestre cómo se obedece a Dios. Hagan buenas acciones. Así las verán los demás y alabarán a Dios, el Padre de ustedes que está en el cielo. (Matero 5:16)

Y seguramente ha escuchado esto en algún momento de su vida. Hay que admitir que la Biblia está llena de concejos espirituales que no solo nos ayudan a tener vida eterna, pero también, a vivir mejor en esta vida en la tierra. Esta enseñanza viene del evangelio de Lucas, “Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir.” (Lucas 6:38)

Dicho en un lenguaje sencillo, “Denles a otros lo necesario, y Dios les dará a ustedes lo que necesiten. En verdad, Dios les dará la misma medida que den a los demás. Si dan trigo, recibirán una bolsa llena de trigo, bien apretada y repleta, sin que tengan que ir a buscarla”.
Le puedo citar otro pasaje de la biblia, este se encuentra en la carta de Pablo a la iglesia de corintos. “Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará.” (2 Corintios. 9:6)

Entonces los principios que aprendemos de la Biblia son:
1. Debemos hacer buenas acciones siempre. Con cada acto de bondad estamos honramos a Dios.
2. La persona generosa, está invirtiendo en el presente, y recibirá la recompensa en el futuro. Siempre es así, usted siempre hoy para cosechar mañana.
3. Su cosecha será en proposición a su siembra.

En una ocasión, leí la historia de una comunidad rural, que siempre se lamentaba que la cosecha de papas iba disminuyendo; no solo, de cantidad, sino de la calidad de la papa que se recogía. Resulta que cada año las papas eran más pequeñas, y menos. Un misionero quiso ayudarle a encontrar la razón; y en su pesquisa, descubrió que la comunidad, cuando llegaba la cosecha, calificaban a las papas en dos grupos: las grandes y mejores; y las pequeñas y feas. Se comían las mejores, y las pequeñas y feas, las sembraban. Eso le dio una idea al misionero, que le trato de explicar porque la cosecha iba en decadencia. “Desde ahora”, le dijo, “vamos a sembrar las grandes y mejores, y dejaremos las más pequeñas para comer, y veamos qué pasa”. Sucedió que ese año la cosecha mejoro; y desde entonces, siempre siembran las mejores papas. Acuérdense de esto: “El que da poco, recibe poco; el que da mucho, recibe mucho”.

En el libro de Lucas, hay la historia, que es una parábola de Jesús para darnos una enseñanza. Una parábola es una historia que Jesús cuenta salida de su imaginación, pero que tiene una aplicación en la vida real. La historia del Buen Samaritano: Lucas 10:25..
1. El samaritano no tuvo que salir del camino.. iba de camino…
Mientras caminaba…
2. Se expuso al hombre tirado en el camino:; vino cerca de él y viéndole
No hizo como el avestruz, poner la cabeza en la arena, cerrar los ojos para no ver..
3. Actúo por amor, no por lastima: movido a misericordia
Sé que fue amor, porque el amor es el único que hace:
a) Se acercó, se manchó de sangre,
b) Se atrasó, llego tarde a lo que tenía que hacer
c) Cambio de planes
d) El amor venda las heridas
e) El amor hace más , va más allá de lo que se espera
f) El amor no deja las cosas a medias, concluye lo que comienza
g) El amor hace a un desconocido, un amigo, (un ser querido) .. cuídamele..

Has escuchado alguna vez: “Yo te amo si haces lo que yo digo; yo te amo si dejas de ser quien eres; yo te amo si te conviertes en mi sombra.” Pero eso no se llama amor, eso es una enfermedad. El amor invierte en la otra persona, sin esperar nada a cambio. El amor da; una persona que es mezquina, avara, tacaña; no tiene problema de recursos que ofrecer; es que tiene un corazón muy reducido para los demás.
4. Y por último, el samaritano no descuido su trabajo, su responsabilidad, dejo bien atendido al herido… pero fue a cumplir su responsabilidad…yo te lo pagare cuando regrese.
No uso el atender al herido como una excusa para cancelar, quedar mal en su responsabilidad.

Dios quiere que seamos responsables con el mundo., porque de esa forma damos buen testimonio.

Continua en el post#7… Click aquí